lubricante
eyaculadora
La propuesta es sencilla, renombrar 2 gĺandulas muy importantes para nuestra sexualidad, la salud urinaria, tanto como para todo el organismo, en clave integral

El discurso hegemónico médico les resta importancia, tildándolas de glándulas auxiliares o incluso a una de ellas nombrándola como la "pŕostata femenina". ¿Es que acaso hemos de encontrar el útero masculino también?

El sexismo en la retórica medico-anatómica solo piensa en estos términos, en espejo, costilla, en "homologar" organos al cuerpo hegemónico, el masculino.
Y que decir del nombramieto nominal de estas glándulas por parte de médicos que se creen colón, apuntan con el dedo y van plantando sus nombres ahí, en el cuerpo ajeno.

Pues esto SE ACABÓ.
Reclamo mi cuerpo, reclamo mi derecho a re-nombrar mis tejidos interiores, sobre todo si estan intimamente relacionados a mi placer y disfrute sexual.

Denominaré a las glándulas al menos tres formas, una relacionada a su ubicación físico-anatomica, otra relacionada al tipo de secreción que segrega, y la tercera en memoria de victimas carnales del macabro teatro gyinecológico.


Glándula de ANARCHA = A la eyaculadora ó parauretral
Glándulas de LUCY & BETSY = A las lubricantes o vestibulares mayores